Izalco, El Salvador


Izalco, ciudad con raíces indígenas

Izalco es un municipio del departamento de Sonsonate. Está ubicado sobre la carretera CA 8, que de San Salvador conduce a Sonsonate a 58 kms. La cabecera del municipio es la ciudad de Izalco, situada a 430 m SNM en la falda surponiente del volcán de Izalco. Según el fraile Juan de Torquemada "Tecpan Izalco" fue fundada en 1054 por Topiltzin-Acxil.

Desde la época colonial perteneció al la Alcaldía Mayor de Sonsonate, en 1770 se dividió en las parroquias de Asunción Izalco y Dolores Izalco, donde se pudo observar la división de indios y españoles; estos últimos tenían la prohibición de no mezclarse con los pueblos conquistados, pero este fue uno de los casos en el que los españoles tuvieron que vivir cerca de los lugares de cultivo del cacao y que de otra manera los indios no la cultivaban, sabiendo que las ganancias no eran para ellos, eso hizo que muchos españoles abandonaran Sonsonate y se quedaran viviendo en Izalco que luego trajo consigo las consecuencia de mestizaje (unión entre indios y españoles).

Después de la independencia de España Izalco formó parte del Estado de Guatemala. Entre las personas notables nacidas en Izalco tenemos al General Francisco Malespín (Fundador de la universidad Nacional), los escritores Calixto Velado, Oscar Escobar Velado, etc.

El topónimo nahuat "Itzalco" significa "lugar de las casas de obsidiana".

Izalco fue una de las ciudades que participaron en la rebelión de 1932, en la que se decía que ellos eran comunistas y que al final cayeron bajo nutrido fuego del ejército y junto a esta tuvieron el mismo destino, otras ciudades vecinas como Juayua. Algunos de los cálculos hechos dicen que fueron más de veinte mil personas las fallecidas, incluyendo a Feliciano Ama líder y cacique indígena.

Esta es una de las explicaciones que se dan, de porque en El Salvador ya casi no se habla el dialecto nahuat y que no se ven muchas personas con atuendos indígenas como chal, refajo y caites. A partir de ese momento las personas dejaron de usar su vestimenta tradicional y hablar su dialecto por miedo a ser identificados como participes de la rebelión.


Izalco