Volcán de Conchagua

Una de las más bellas vistas de la costa salvadoreña la ofrece el Volcán de Conchagua, desde el cuál se puede apreciar las islas del Golfo de Fonseca (Meanguera, Meanguerita, Amapala, entre otras) así como la ciudad de La Unión, y diversas playas.

El Volcán de Conchagua se encuentra ubicado en el departamento de la Unión, en el municipio de Conchagua aproximadamente a unos 190 km de San Salvador, con una altura de 1,242 m SNM, formando parte de los paisajes de la costa salvadoreña.

Su nombre en lengua Lenca significa "valle estrecho", aunque según otros autores, su nombre deriva de la deformación del nombre de una heroína local llamada Comizahual, que significa "el tigre que vuela". De hecho uno de los senderos que conduce a un mirador en la cima del volcán se llama precisamente "el tigre que vuela".

El acceso hasta la cima del volcán se realiza a través de calles de tercería mejoradas. Lo más recomendable es viajar en un vehículo 4x4. Este camino se puede tomar ya sea desde la ciudad de La Unión, o desde la ciudad de Conchagua. Debe conducirse hasta llegar al punto conocido como cantón "El Faro" en donde hay un portón que protege el acceso hasta la cima del volcán. Normalmente en este lugar se encuentra un trabajador de la institución encargada de proteger la zona que se llama CODECA (Asociación Coordinadora de Comunidades para el Desarrollo de Cacahuatique). Esta persona puede abrir el portón y dar paso al vehículo. Se recomienda darle una colaboración voluntaria. Para evitar cualquier contratiempo es mejor comunicarse con esta asociación antes de realizar alguna visita. Ellos mantienen en la cima guardaparques que colaboran con la preservación de la zona. También se cuenta con un pequeño terreno en el cuál se pueden instalar tiendas de campaña. Hay dos miradores que ofrecen unas vistas impresionantes e inmejorables.

Conchagua, según el geólogo salvadoreño Walter Hernández, es un complejo volcánico, en el cual hay dos conos volcánicos: al occidente se encuentra el Ocotal y al oriente el Banderas. El Ocotal es más antiguo y está modificado por varias fallas, por esa razón no tiene la forma típica de un volcán. El Banderas es relativamente más joven y por eso está mejor conservado. Ambos volcanes poseen cráteres pero el del Banderas es más evidente.

La población local le llama "Cerro" al volcán desde del punto de vista morfológico, porque estos se elevan sobre una superficie más aplanada. En volcanes más antiguos la gente no puede distinguir los rasgos característicos de un volcán. Por ejemplo, el volcán Guazapa que es más antiguo que el complejo Conchagua, difícilmente si no esta relacionado con la geología o vulcanología, puede pensar que se trata de un volcán.

El complejo volcánico Conchagua es análogo al complejo volcánico San Vicente, sólo que el San Vicente ha tenido actividad volcánica más reciente y por eso sus conos están muy bien preservados.

Si el vehículo en el cual viaja no es de doble tracción, lo más recomendable es acampar en el terreno anexo a una casa propiedad de CODECA, en donde hay agua potable, ya que el camino hacia la cima es muy inclinado y empedrado. A la mañana siguiente usted podrá levantarse temprano y realizar una caminata de aproximadamente 1H 30 hasta el mirador principal y 45 minutos más para el segundo mirador al cual se llega a través del sendero llamado "el tigre que vuela". Si por el contario, puede llegar hasta arriba, está el área de acampar acondicionado por CODECA, donde también hay servicio de agua potable.

Es recomendable llevar alimentos preparados pues allí no existe la posibilidad de comprarlos, así como mucha agua y repelente.

Vale la pena también hacer una visita al pequeño pueblo de Conchagua, que a primera vista parece un lugar muy tranquilo, acogedor y limpio, en el cual se puede visitar la pequeña iglesia de arquitectura colonial y descansar en el parque recién remodelado por la alcaldía, en donde de paso puede consultar algún dato y los empleados le atenderán amablemente.